28marzo2012

¿Intendenta representativa…?

Escrito por Paul Lorca en Columnas de actualidad

Hace unas horas nos hemos enterado que el Gobierno ha confirmado en su cargo a la actual Intendenta de la región de Aysén. Y me atrevo a decir que a todos los habitantes de la región, a excepción de Secretarios Regionales Ministeriales, Directores de Servicios y en definitiva todos los que ocupan cargos de confianza y/o puestos políticos por el actual Gobierno, los ha tomado por sorpresa y como un balde de agua fría.

Pero creo que ahí es donde nos equivocamos, pues este es el actuar que podríamos considerar normal viéndolo desde el punto de vista político y de la forma en que se administra el Estado.

Todos esperaban que después de más de un mes de crisis regional, con un deplorable accionar de la Moneda y la Intendente, esta fuese removida de su cargo. Todos consideran que el desgaste de Pilar Cuevas después de estos últimos acontecimientos era mérito suficiente para ser alejada de su cargo.

Sin caer tampoco en la trampa de juzgar todo el actuar de la actual autoridad regional durante su mandato, que justificaría a nuestros ojos la remoción inmediata de su cargo, creo que la lógica de esta decisión gubernamental, responde simplemente a una forma clásica de centralismo político y que va más allá de un análisis de la gestión de la actual representante del poder Ejecutivo en la región.

Sin ir más lejos, durante los gobiernos de la concertación, la forma de manejar la Intendencia respondía al mismo patrón. En tiempos de Viviana Betancourt y posteriormente Selim Carrasco, aún en los momentos más difíciles en su paso por la Intendencia Regional (sólo para recordar pensemos en las tensiones por la aprobación del proyecto Hidroaysén) tuvieron el respaldo del Gobierno de turno.

Esta conducta reiterativa como ya vemos, se explica por el carácter con que se administra el Estado: la figura del Intendente Regional es el de la máxima autoridad regional y representante del Poder Ejecutivo en las regiones, lo que en palabras sencillas quiere decir que es el vocero del pensamiento de un Presidente que se encuentra a dos mil kilómetros de distancia. La visión de dicho Presidente, es expresada por su representante, quién a lo sumo puede “aportar” con sus conocimientos (o desconocimientos) técnicos en la administración de la Región.

Esto quiere decir que un Intendente responde por su actuar con el Presidente, que lo invistió en el cargo, y para mantenerlo sólo debe alinearse con la visión de la Moneda, esperando una futura designación en algún Directorio en agradecimiento por tan agraz trabajo realizado, dada la baja popularidad y el desgaste que acumulan luego de años en el cargo entre las comunidades que dicen representar.

Así que Pilar Cuevas tenemos para rato, pues su remoción ocurrirá solo si existe una necesidad del Gobierno de mostrar una renovación en su administración, y vendrá dentro de un paquete de Intendencias renovadas, pero no por la expresa voluntad de las comunidades por las cuáles debe velar, así que a armarse de paciencia.

Paul Lorca

Geógrafo, ex profesional Servicio País en Región de Aysén, actualmente trabaja en ONG en Centroamerica.

3 comentarios

  • felipesanchez82
    09-05-2012 2:11 pm |

    felipesanchez82

    · Web
    Me parece que para el caso de los Consejeros Regionales, y en la línea de lo que dices, se requiere un trabajo profundo y serio, pues hay que cambiar la estructura del Estado tal cual la conocemos hoy. Esto principalmente porque ya no tendría sentido tener diputados distritales, ese rol lo asumiría el Consejero Regional. Que hacemos entonces con los Diputados? una idea puede ser aumentar su espectro de acción y pasar a ser diputados nacionales (no es tan descabellado, existen experiencias en otros países donde resulta) y por ende también se deben redefinir sus funciones.
    Lo que me pregunto ahora es ¿como convencemos a los actuales diputados y senadores a que legislen en un tema que los atañe directamente? La experiencia muestra que solo los asuntos relacionados con aumentos de asignaciones concitan un interés en este cuerpo y que las reformas de verdad duermen años en el parlamento (las que tienen la fortuna de convertirse en materia de ley). No existen canales de comunicación formales (salvo las oficinas distritales) que permitan interactuar con nuestros representantes y solo podemos esperar cada cuatro años a que aparezcan pidiendo votos. ¿cómo nos hacemos oír?
    Responder
  • paul
    07-05-2012 5:05 pm |

    paul


    Interesante perspectiva y creo que comparto las dudas tuyas Felipe. Si creo que en el caso del federalismo en Chile, el principal problema es la desigual capacidad que tienen las regiones para enfrentar un reto de esta naturaleza, sobre todo en las regiones extremas. Desde esta perspectiva si me parece interesante el tema de una regionalización profunda, incluyendo el tema de elecciones de Consejeros Regionales con todo lo que esto significa. Desde ya creo que en Chile ya están dadas las condiciones desde hace años para tomar medidas de esta naturaleza. El que no se trabaje con seriedad en el tema, puede responder a que hay poderes como el legislativo que no les interesa perder poder político en las regiones, como sería el caso de existir Consejeros Regionales por elección popular...
    Responder
  • felipesanchez82
    27-04-2012 12:38 pm |

    felipesanchez82

    · Web
    Interesante tema. La representatividad de la primera autoridad regional.
    En 1974, cuando se produjo el proceso de regionalización, el que estaba orientado más por fines militares que geopolíticos o de descentralización, Pinochet les dijo "recuerden los señores intendentes que son los representantes del presidente en la región y no los representantes de la región ante el presidente". Esto nos da una idea de la naturaleza del cargo, tal como tu dices, se trata más de un vocero regional, que de un representante con todas sus letras.
    Ahora bien, cual es la solución? podría ser la elección directa del intendente (como un presidente regional), pero que pasa con las SEREMIS de las cuales es el jefe máximo regional? ya que estas tienen también que responder a sus carteras respectivas (ministro) las que se dirigen desde Santiago. Cómo romper esta dualidad?
    Pareciera ser el momento de una verdadera reestructuración del Estado, el que puede pasar a ser Federal (como Argentina, Brasil, etc.) o seguir siendo unitario pero con una regionalización profunda (el caso Francés).
    Muy buena columna!!
    Responder

Deja un comentario

Debes Ingresar para escribir un comentario.

o ingresa usando: